Sorpresa


Jueves, 15 de Octubre, 18.36h.

Lucas se encontraba en su habitación. Hacía días que veía cómo su hermana no levantaba cabeza. Había pensado mucho en cómo subirle el ánimo pero no encontraba nada. Todo estaba relacionado con su novio o algún detalle se lo recordaría. Una película, seguro que tendría amor, e, incluso, alguna escena de sexo, algo que no era del todo adecuado, ir a una discoteca tampoco era una opción tras su última visita, ir al teatro o algo cultural mucho menos. Pero justo en ese momento en el que lo iba a dar todo por perdido se le ocurrió una idea perfecta.


*

Al mismo tiempo pero en otro lugar, Cristina se preguntaba qué haría al día siguiente. Para ello decidió meterse en Messenger y así, y con un poquito de suerte, podría hacer planes con Roberto. Y con aún más suerte a solas. Con este pensamiento introdujo su contraseña y tan pronto como el simbolito se volvía únicamente verde apareció en su barra de tareas una parpadeante luz naranja. Y para su asombro quién le hablaba no era Roberto sino Lucas.

- Hola Cris, ¿Qué tal?
-  Hola Lucas, J Muy bien, ¿Tú?
- Igual. Oye escúchame se me acaba de ocurrir una idea y necesito que me ayudes.
- Soy toda oídos.
- Veras, como habrás podido notar, mi hermana hace días que no es la misma. Sé que no os ha contado nada… Pero es que es una historia un poquito larga. El caso es que quiero animarla y sólo se me ha ocurrido una manera… ¿Qué te parece si tú, Roberto y Ruth vinierais a dormir mañana a mi casa? Mis padres no están.
- ¿Sabes que te digo? Que me parece una idea estupenda. ¿A qué hora vamos y eso?
- Pues no sé… sobre las siete o así…

Y así ambos amigos conversaron hasta que sus planes estuvieron claramente definidos. Todo estaba preparado y lo único que quedaba aún por confirmar era la asistencia de Ruth a la fiesta. Para ello Cristina decidió que lo mejor era que se lo comunicará ella, puesto que Lucas y ella aún no habían echo las paces.

*

En cuanto dejaron de hablar Cristina supo que lo que le quedaba ahora era la tarea más difícil. Así, y con esos ánimos, se dispuso a marcar el número de su amiga que ya tantas veces había marcado. Al principio temió que la única voz que la fuera a contestar perteneciera a la operadora. Pero pronto sus dudas fueron aplacadas por la débil voz de Ruth. En cuanto la escuchó Cristina decidió que la tendría que mentir, su amiga no había podido dejar de pensar en Lucas y había tomado la firme decisión de evitarle lo máximo que pudiera. De este modo la única verdad que le confesó fue que la noche no la pasaría en su casa.


Viernes, 16 de Octubre, 20:48h.

A aquellas horas de la tarde todo estaba listo, solo faltaban los tres invitados. El primero que            llegó fue Roberto, que tras las indicaciones de Lucas, se dirigió silencioso a la cocina donde encontraría una gran pancarta en la que habría un gran te queremos en letras mayúsculas.
Ya solo faltaban Cristina y Ruth. Lucas aún no sabía si Ruth iría a la fiesta ya que no se había atrevido a dirigirle la palabra desde aquel mal momento.
*
- ¡Hola Ruth! ¿Qué, ya estás lista? 
- Hola tonta, Claro. Vamos a donde quiera que me lleves, pero ya sabes a rincones oscuros no ¿eh?
- ¿Te fías de mí? – Dijo Cristina riéndose tras la ocurrencia de su amiga.
- Haber ¿Qué remedio me queda?
No lo podía creer, Ruth había picado completamente y sin sospechar nada. A veces se sorprendía de lo buena que podía llegar a ser.
*
Viernes 16 de Octubre, 20:55h.
- Venga Ruth o al final llegaremos tarde.
- Pero tarde, ¿Adónde?
- Que más dá, venga giramos esta esquina y ya llegamos.
En ese momento Ruth se paró súbitamente, había comprendido la trampa en la que había caído sin apenas darse cuenta.
- Esto Cris no es por dudar de tu sentido de la orientación ni mucho menos, pero ¿no crees que te has equivocado? Por aquí solo hay un lugar que conozcamos y no me gusta la gente que habrá allí.
- Confía en mí. ¿Crees que haría algo para perjudicarte? – Dijo Cristina tendiéndole la mano.
- No, al menos eso espero. – Respondió con un suspiro.
Y cogidas de la mano se dispusieron a traspasar la puerta donde Lucas las esperaba con cara de agobio. Ya que en menos de cinco minutos Nuria llegaría tras su paseo y aún no había acabado la sorpresa. En cuanto entraron Cristina y Lucas se dieron dos besos de cortesía pero cuando Lucas se dispuso a hacer lo mismo con Ruth, ella se apartó dejándole con el beso en el aire. A sí Lucas comprobó que todo seguía igual entre ellos, aunque ese gesto de superioridad le molestó, y mucho.
 Pero poco tiempo tuvo para reflexionar sobre ello ya que, de repente, se escuchó el sonido del portero indicando que Nuria estaba ya en la comunidad. Rápidamente Lucas se dirigió a la cocina y con la ayuda de sus tres amigos alzaron en alto la pancarta con el mensaje hasta que la puerta se abrió.
*
No se podía creer lo que sus ojos estaban viendo, cuando, al abrir la puerta encontró a cuatro de las siete personas que más quería delante de ella sosteniendo un cartel. Solamente con la visión del mensaje  se dirigió, con lágrimas aflorando en los ojos, rauda hacia sus amigos para estrecharlos en un fuerte abrazo.
*
Viernes 16 de Octubre, 23:32h.

- Lo siento muchísimo pero no podemos hacer nada más. Mañana será su último día.  – Y con un gesto de amistad finalizó diciendo - Sé que es duro, pero piénsalo, tu vida podrá ser al fin algo que solo te pertenezca a ti. Déjala marchar, es mejor así.

*
Viernes 16 de Octubre, 23:32h.

En otro lugar de la ciudad un grupo de amigos llevaban alrededor de una hora jugando a un juego muy conocido. El juego de verdad o atrevimiento. Y aunque al comienzo empezaron a jugar con motivo de echar unas risas acabo provocando momentos sinceros en los que todos los sentimientos afloraron.
- Bueno ahora, ¿A quien le toca? – Preguntó Ruth.
- Pues creo que a mí. Haber a quien elige la botella – Y la botella comenzó a girar hasta que paró delante de Cristina. 
- Elijo atrevimiento, está claro. 
- De acuerdo. Haber… - Nuria comenzó a pensar qué podría hacer que Cristina pudiera darse cuenta sutilmente de que Roberto no estaba interesado en ella. – Ya sé – exclamó – Vas a pasar unos cinco minutos con la persona que decida la botella dentro de ese armario. Así que gírala.

Y así hizo Cristina, rezando interiormente para que esa persona fuera Roberto. Y así ocurrió. 
- ¡Roberto! – Exclamó sin poder evitarlo. 
- Sí. – Respondió el aludido sin demasiada convicción.
Y dirigiendo una última mirada a Nuria se dirigieron al armario donde Lucas les encerró concienzudamente. Tras acabar con aquella tarea se dirigió nuevamente al lugar donde estaba sentado. 
- Mientras estos se dan el lote, ¿Seguimos jugando? Ahora me toca a mí preguntar. – Dijo Lucas. 

Y con esa última frase Lucas giró la botella que paró ante Ruth. 
- Verdad. 
- Mira que bien, estaba deseando que te tocara a ti. Hacía mucho tiempo que te quería preguntar algo.
En esos momentos Ruth olvidó que estaba cabreada con él. Solo pensaba en aquella bella pregunta hasta que él abrió la boca.
- ¿Estás tan desesperada como parece?
*
Viernes 16 de Octubre, 23:35h.

Y ahí estaban Roberto y Cristina, juntos en un armario en el que no podía moverse sin rozar sus cuerpos. Al principio estaban muy nerviosos pero rápidamente Roberto sacó una sonrisa a Cristina con uno de sus chistes fáciles. Pero cuando se callaron Cristina, tan cotilla, quiso conocer qué ocurría al otro lado de la puerta y moviéndose tropezó con una caja de zapatos, y cayó sobre Roberto. Entonces sus rostros quedaron tan próximos entre sí que Cristina se inclinó tan solo un poco más y sus labios se unieron en un silencioso beso. Pero justo en el momento en el que acababa, escucharon un grito de Ruth y salieron atropelladamente del armario para comprobar cómo Ruth y Lucas se empezaban a gritar.

*

- Pero serás Capullo. Mira chico eres un idiota. ¿Cómo te atreves a decirme eso?
- No sé tenia una duda. Pero además ¿Por qué no contestas que pasa que tengo razón o no?
- Roberto por favor llévate a mi hermano de aquí o van a tener más que palabras.

*

En cuanto estuvieron a solas en la habitación de Nuria, Ruth, empezó a desahogarse.
- ¿Pero se puede saber de qué va? No sabe nada de nada, así que ¿Por qué habla sin enterarse?
- Mira Ruth, está clarísimo, está celoso. ¿Qué más quieres? – Intervino Cris.
- ¡Venga ya! No hace más que chincharme, no está tranquilo hasta que me hace saltar. No soporto más esto. Es un ni contigo ni sin ti. Y empiezo a estar bastante harta. Así que o lo corta él o lo corto yo.

Mientras en otra habitación…

Roberto trata de tranquilizar a Lucas, una tarea bastante complicada, ya que no se deja ayudar, no para de quejarse.
- ¿Por qué me has sacado de allí? Me tenías que haber dejado, quería escuchar su contestación.
- Pero vamos a ver. ¿Qué narices le has preguntado? - Inquirió Roberto.
- Pues que si estaba tan desesperada como para hacer el ridículo así el otro día en la discoteca.
- Y será verdad que se lo has preguntado. – Respondió sorprendido Roberto -  Además eso es lo que tú crees, pero, ¿te has parado a pensar en si esa era la realidad o era fruto de algo, querido amigo, llamado celos?
- Mira Roberto de verdad, ahora no estoy para que me des la tabarra. Me voy a por un vaso de agua.

*

- ¿Estás más tranquila?- preguntó Cris.
- No digas esa palabra.
- Bueno vale. Pues lo siento mucho Ruth, pero no lo estas. Y no te digo yo que tengas que estarlo. Sé que a veces mi hermano se comporta como un idiota y  que no tenía que haber dicho eso…
- ¿Sabes Nuria? Gracias por el consejo pero no puedo más, necesito beber algo. Ahora vuelvo.


Siguiente Capítulo ♥

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Seguro que Lucas y Ruth acaban en la cama de los padres de Lucas haciendo las cosas propias de los novios :)
(Cuida ese laísmo)

Bella dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Esta genial , y eso que yo no soy mucho de leer ... ! enorabuena :)

Chusi dijo...

Que ganas de saber mas! :D
Seguid asi ;)

Anónimo dijo...

el encuentro en la cocina puede ser peligroso cn tanto cuchillo x ahí... jeje

Bella dijo...

Jajaja muchas graciiaaaaaaaaaaas :)
Chusi... (: Sin palabras!!
jajaja tienes razoon, Los cuchillos...
Quizá no les hagan falta :P

Dia tras día en el amor....¿o desamor? dijo...

Holaa!
Soiss muy buenass!
Esperamos que nosotras tengamos el mismo éxito que vosotras.

Bella dijo...

Seguro qe si :)
A nosotros ya nos teneis engachadooos ;)

Anónimo dijo...

Sois muuy buenas la verdad
quiero saber maaas seguir con la historia no os rindais

Anónimo dijo...

Xicas de verdad, esta genial esta historia, a mi m encantan las historias de amor y creo q esta es muy buena, xq combina 3 historias al mismo tiempo... :) (L)
Seguid asi xicas!!!!!!